domingo, 14 de febrero de 2010

El traidor ( "a la salud del vicepresidente argentino" )


Ha ensuciado sus pocos pergaminos
con la huella macabra de sus pasos,
rompiendo la nobleza en mil pedazos
con sus gestos banales y mezquinos.

Valiéndose de actos interinos
propina sus traidores coletazos,
y se aferra al poder con sus dos brazos
este hombre de los hábitos cetrinos.

Mercader de su afecto intoxicado
desnuda su egoísmo inclaudicable,
que lo sigue fielmente a su costado

con el fino modal de un tipo amable,
que presume de ético y honrado
bajo la piel del ser más deleznable.

8 comentarios:

José Antonio dijo...

Noto que no es de tu agrado la susodicha persona. Piensa que en todos los sitios cuecen habas y el gran fallo de este sistema que nos creemos que es perfecto es que con el voto se dan grandes poderes a gente que no merece nuestra confianza y cuando han cogido el poder ya no hay quién los mande a paseo.
Saludos.

psique dijo...

Podría ser cualquiera de los muchos enfermos de poder y control que en el mundo mueven los hilos. En realidad, podría ser un soneto dedicado a casi todos los gobernantes. Mal genérico el del vicio del poder.

Como siempre, un buen soneto, esta vez con tinte reivindicativo.


Un besazo

Amelia

carmen dijo...

Ós que pensamos.... as nosas mentes, nunca as van poder controlar.

Ah! o galego ...está moi ben falado; o teu, digo.

Un bico.

Gustavo Pertierra dijo...

Querido José, tu fina ironía , me pone en la circunstancia de decir que para nada es de mi agrado el sujeto, pués para que se entienda la cuestión, hare la siguiente reseña: este hombre traicionó primero a su partido original, para acompañar la formula como vice, del partido histórico rival al de el, luego cuando tuvo que poner su voto en el senado, traicionó al gobierno que había depositado la confianza en este señor: Convertido nuevamente en lider del p0artido opositor (desde la vicepresidencia) y habiendole abierto las puertas su partido original, lo vuelve a traicionar votando lo que su partido no quería.
Digamos que es un hombre un tanto "inestable" o como decimos aquí un autentico "panqueque" pués se da vuelta a cada rato.
Gracias por tu lectura José
Un fuerte abrazo

Gustavo Pertierra dijo...

Estimada Amelia, asi es, podría estar dedicado a casi cualquier gobernante, pero esta dedicado al que explico mas arriba en particular, porque acaparó todas las fichas para merecerlo y nosotros, aquí en Argentina para soportarlo.
Gracias por tu lectura y amable comantario
Un cordial abrazo

Gustavo Pertierra dijo...

Estimada Carmen, aunque no entiendo muy bien tu lenguaje y por tal motivo , no puedo responderte, como me gustaría en tu propia lengua, agradezco tu lectura y que hayas tenido la gentileza de dejar tu comentario.
Un cordial abrazo

carmen dijo...

Mil disculpas, soy muy despistada y es que pensé que estaba comentando a psique...ahora me dí cuenta; de cualquier manera, me gusta mucho la entrada. No creo en ningún sistema de gobierno conocido, pero lo ya dicho: los que pensamos, nuestras mentes es lo que nunca controlarán.Y es que política , autenticidad, lealtad, honestidad, difícil ir de la mano de la política. ya me quedo que si no me paso.

Saludos

Gustavo Pertierra dijo...

Bueno Carmen, lo dicho, como si lo hubiese presentido, agradecido por tu lectura y la amabilidad de reflexionar junto a mis versos.
Un cordial saludo