miércoles, 24 de febrero de 2010

MI SECRETO




MI SECRETO

Hay un hombre de aceras limpias,
de avenidas rotundas
y de calles generosas;
de horizontes sin grúas,
tejados sin hollines
y panorámica de anhelos;
un hombre ahíto en brillos y despertares…

Hay un hombre de cortinas abiertas
y estancias luminosas,
sin aristas ni rincones,
diáfano en el periplo de luz
que el mismo engendra
y que aventura, entre evidencias,
pétalos tejidos en hilos de gloria
y clareados en rocíos.

Un hombre que, vestido en ósculos de tisú,
rezuma ámbar en su piel,
regala arándanos en la flor de su labios
y terciopelo en su mirada;
un hombre de sonrisa franca
y verbo sabio y afable
que engalana, en silbos, cada amanecida

Hay un hombre que anuncia,
en la equidad de cada gesto,
un estallido de serpentinas y confeti,
un hombre que promete desmesura
en el manar irredento de agua fresca
de la fuente de su boca
y que entrega, con calidez infinita,
su palabra amable
a la rosa de los vientos
para que la acune
y, en un despertar de trinos,
la acerque a los magnolios
que florecen, ya, en mi alma entregada

Y ese hombre, lo sabes, ¿verdad?
Ese hombre, eres tú…
Pero, ¡calla!,
Es mi secreto,
¡no se lo cuentes a nadie!

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

¿Pero existen hombres así, estás segura?
Me ha gustado por las imágenes que utilizas y el ritmo bien logrado y el final del poema que casi siempre es lo más importante, redondea el poema.
Un abrazo.

carmen dijo...

Cóstame caro creelo..... seguro que ha ser o amor.Bonito sentimento, despois veñen as amarguras, dígocho, así son os homes, non saben querer.

Bueno bromas aparte, algún sei que queda.

Felicidades.

Gustavo Pertierra dijo...

Una vez más demuestras un gran manejo de la palabra y los ritmos, sus cambios y fluidez. Casi todos los versos denotan una singular pasión de expresar un sentimiento que se desborda. Hay metáforas que son dginas de recordar y el final es muy apropiado al andamiaje del poema, lo que hace que haya sido un verdadero placer su lectura.
Un afectuoso abrazo, amiga Amelia

psique dijo...

A ver, José Antonio, ¿quién ha dicho que existan hombres así?. He dicho HAY UN HOMBRE, es decir, uno sólo, el plural, aquí, sobra, :D :D :D

Si bromas ahora. Bueno, esto son los primeros días, con la emoción y demás, así que se quite la dentadura postiza y la deje en la mesilla de noche, los ronquidos me despierten y lo sorprenda, en la noche, hablando solo y recordando el partido de futbol del fin de semana anterior, seguro que se acaba el panegírico poético, :D :D :D

(Por cierto, cuando encuentre el hombre, yo te lo presento, ;) )

Un beso

Amelia

psique dijo...

Pois si, carmen, vai ser cousa do amor, ou do entontamiento que este nos causa, seguro.

Unha cousa, si algún houbese, non o presentarías?. É que puxen o carro antes que os bois, jejeje

Biquiños.

psique dijo...

Como sigas diciéndome esas cosas, el poema te lo voy a tener que dedicar a tí, jejeje.

Muchas gracias por la consideración en la que tienes mi obra. Una siente, cuando lee cosas así, que puede comerse el mundo.

Un besiño muy grandote

Amelia

Anónimo dijo...

Muchas Gracias, Clara, por tu amable comentario, y perdón por todos estos días de ausencia y por no haber atentido antes vustros comentarios. Problemas técnicos me han tenido alejada de ésto (es decir, el ordenador se empeñó en no funcionar, y he estado varios días "fuera de juego".

NO sé si existe el hombre ideal o no, pero, al menos él, el de mis sueños, merece este poema...

Un besiño

AMELIA (PSIQUE)

(Perdón que no entre con mi cuenta, no sé lo que pasa, no admite la contraseña, ni cambiándola)