lunes, 8 de febrero de 2010

ÉXODO




ÉXODO


En la nostalgia de mi viaje al edén de la noche

volví los ojos a poniente

mientras me laceraban, en lágrimas,

los silencios que llevaba dentro


Quise hallarme entre mis propias huellas

aunque, estúpidamente,

escapaba de mí misma

en una confusión de multitudes,

arañando mi tosco afán

con un despliegue de manos lujuriosas

y de mezquindades.


Un gélido suspiro,

que de tan frío dijérase brasa,

atravesó mi propósito,

tiñendo, en surcos impíos de congoja,

mis añiles, otrora esperanzados en magentas,

y, tras el humear de ese glacial desconsuelo,

tristemente amordazados en grises.


Descubrí, oculto en un bramido de esquelas,

la quietud del tiempo en barbecho.

Me sobraron entonces

los abrigos de cieno y lodo,

los abrazos en celofán

y los aplausos en falsete.


En el mutismo de mi espacio fragmentado

el enemigo no vestía galas de sol,

sino el frac negro de la indiferencia

y el profundo escote de viento

de quién no es más que una efímera sombra

¡Porque, en realidad,

en esa ceremonia de cristales rotos,

yo era mi enemigo!.


Emprendí un éxodo redentor

que prometía horizontes de sílice

donde sólo existían plásticos enlutados

de noches muertas;

y, en el camino,

sacudiéndome la caspa

de mi propia necedad,

desde la pequeñez de mis proclamas,

la luz se hizo adviento

y me encontré a mi misma.


En la nostalgia del viaje de regreso desde el edén de la noche

volví la vista a levante

y los silencios que llevaba dentro

estallaron en sonrisas.


Y entonces, sólo entonces,

pude verte.

13 comentarios:

José Antonio dijo...

Un viaje que nos propones y que he disfrutado, mejor, redisfrutado.
Utilizas metáforas muy interesantes.
Un abrazo.

carmen dijo...

Gústame,vexo anacos da miña vida.
Só que ao final a quen vexo é a min mesma; pero está ben esta romántica maneira de sentir. Que sería da vida sen o romanticismo!

Noraboa por escribir tan bonito.

Un bico

Juan C. L. Rojas dijo...

El horizonte suele ser inaudito y sorprendente. Es un desafío, quizás, para que continuemos hacia él.
Gracias por el develamiento de este camino.
Un abrazo.

Gustavo Pertierra dijo...

Que te puedo decir Amelia, sencillamente genial !!!. Lo has escrito con un estilo tan clásico, que remite precisamente a la lectura de algunos clásicos, valga la redundancia, que no citaré para evitar odiosas comparaciones.
Tiene mucha atmosfera el poema y está lleno de imagenes vitales y profundamente descriptivas, sugeridas por metáforas genialmente elaboradas, encabalgamientos y pausas , aún mejores.
Felicitaciones amiga, ha sido una gran lectura.

Esencia dijo...

Un viaje a la az interior... desde allí, todo se puede ver.

Un lujazo de poema, felicidades.

con cariño, esencia.

DEMOFILA dijo...

Y entonces, sólo entonces, pude verte.
¡Que bonito final para tan bonita poesía!.
Hola, gracías por visitarme, creo que no lo habías hecho antes, pero me he alegrado de que lo hagas porque me has dado la oportunidad de conocer tu blog, me ha gustado mucho lo que he podido leer hasta ahora.
Bonita poesía para tan bonito blog.
Ya veo por tu comentario a mi entrada, que estás de acuerdo con ella, efectivamente hay que amarse todos los día y celebrarlo, pero no un solo día, el amor es muy hermoso para remitirse solo a un día, hay que vivirlo y dusfrutarlo todo el año.
Un beso muy fuerte de esta nueva amiga bloguera que volverá a visitarte.

psique dijo...

Por favor, perdonad mi ausencia estos días y mi tardanza en contestar. Aunque suene a disculpa muy manida, es cierto que no he podido ni pasarme por aquí. El tiempo, muchos veces, nos hace esclavos.

José Antonio, muchísimas gracias por tu fidelidad a mis letras. Y bueno, me alegra que, además, las redisfrutes. Un placer contar contigo

Un besiño

AMELIA

psique dijo...

Está ben eso de ver anacos de ti mesma. É que as duas somos moi románticas. Sin dúdiva, unha forma chea de ver a vida.

Un biquiño moi agarimoso. E moitas grazas por vir.

Amelia

psique dijo...

Por certo, CArmen. NOn o fixe del todo mal, ¿NON?. Xa sabes tí ben que eu non falo galego normalmente e que teño moitas lagoas no coñecemento da bella lingua de Castelao.

Máis bicos.

psique dijo...

Tampoco tenemos muchas opciones, mirar para adelante y esperar, en el horizonte, el despertar de un nuevo día. Intentaré despertar cada orto con nuevas ilusiones.

Un saludo, y muchas gracias por pasar y comentar, Juan.

AMELIA

psique dijo...

Mi estimado Gus, sabes que, aunque me estoy decantando por el verso libre, el tono clásico nunca me abandona. Tengo en los clásicos todo mi referente poético y la impronta que sus lecturas han dejado en mí creo que no puede ser obviada


Muchas gracias por tus comentarios, siempre tan cariñosos y halagadores.

Un beso

AMELIA

psique dijo...

Muchísimas gracias, Esencia, por la valoración que haces a mi poema. Pero sí, desde el reconocimiento de la aspereza del viaje, este nos lleva a buscar la paz en nosotros mismos

Un beso

Amelia

psique dijo...

Demófila, encantada de tu presencia en este blog en el que comparto espacio con algún que otro buen poeta. Estás en tu casa, bienvenida

Amelia