jueves, 28 de enero de 2010

LOS PERFILES DEL AIRE


LOS PERFILES DEL AIRE


Cae la tarde.
Caen sus velos, lamiendo las aristas
del espacio infinito que la acoge,
como lágrimas del día
que se aquieta y se adormece...


Cae la tarde,
-¡reo es de muerte!-.
Ante la sentencia cruel,
escrita en los lomos de la noche,
se acalla la luz
pero, antes, rinde su última danza
y besa, en un agónico suspiro,
los perfiles del aire.


10 comentarios:

José Antonio dijo...

Un buen poema, Amelia, con un poso de melancolía y unas imágenes que envuelven al lector.
Mde ha gustado, sobretodo, el último verso, esa imagen es muy interesante.
Besosss

psique dijo...

Reconozco que le tengo aprecio a este poema. Supongo que no valdrá nada, pero yo me sentí contenta, mucho, con el resultado. Esa melancolía que provoca la luz mortecina del día que se acaba y que, como si de velos que cayeran suavemente sobre el paisaje se tratara, van dando un aspecto pesado y lánguido a las cosas... Es entonces cuando los perfiles de esas cosas cobran magnitud y, en un momento dado, el espectador no puede discernir si esos perfiles son realmente de las cosas o realmente, es el propio aire el que lo cede a las cosas... por eso, la luz, cuando fenece, simplemente deposita el beso último en esos perfiles del aire.

Un beso, y muchas gracias por pasar

AMELIA

Mery Larrinua dijo...

...este poema me llega (el final)con tono de esperanza.
un abrazo

psique dijo...

Cada despedida es el nacimiento de una nueva espera y, tras los velos de la noche, vuelve siempre a nacer un día nuevo. Sin duda, incluso cuando la sentencia determina el fin, no es más que el tránsito preciso para volver a ser.

Muchas gracias por tu visita

AMELIA

Gustavo Pertierra dijo...

Todo crepúsculo trae consigo la esperanza inevitable de un nuevo día, luego del tránsito por la noche, en el mejor de los casos amanecerá y de nuevo renacerá la ilusión y así será hasta el crepúsculo final de nuestros días, pero de este mejor ni saber, asi mentenemos vivos nuestrso sueños.

"Despues de todo, quien sabe que traerá la marea en la mañana".

Un afectuoso abrazo

psique dijo...

Nunca se sabe que traerá la marea, como no sé sabe que depará la aurora... en cualquier caso, sólo la esperanza cabe para recibir lo que quiera que sea que traigan y poder vivirlo intensamente. No se podría hacer desde la desesperanza

Un beso, Gus

AMELIA

Esencia dijo...

Un poema cargado de transición... en la metamorfosis repucular la nostalgia que provoca ...o simplemente trata de convocar. Así se lee... una gran nostalgia en su autoría.

con cariño, esencia.

Taty Cascada dijo...

Me agrada encontrar bella poesía. En mi solitaria búsqueda me cruzo por desafiantes, comediantes, comerciantes, ególatras,pero es grato arribar, donde el aire es puro y delicado.
Un beso para ti.

psique dijo...

Muchísimas gracias por algo tan bello como lo que me has dicho. Me siento muy halagado por ello. Yo también soy buscadora de belleza y no siempre la hallo. Más bien encuentro lo que dices, mucho provocador, mucho mendicantes y poco verso donde mecerme. Aunque, de vez en cuando, uno encuentra rincones de luz y allí, se aquieta y se acomoda.

Gracias por pasar y dejarme palabras tan agradables, TAty

Un beso

Amelia

psique dijo...

Es pura nostalgía, desde luego, su "esencia". Sí, nostalgia por el día que termina, nostalgia por la luz que agoniza y nostalgia por lo que queda atrás, no sin esperanzas de que el día que le suceda no traerá nuevas luces y nuevas nostalgias.

Un beso, Esencia, y muchas gracias por tu comentario