domingo, 31 de enero de 2010

CAMINOS


CAMINOS


Has andado el camino con cicatrices de hambre

y retumbar de pesados sopores en las botas.

Un camino que se anuncia entre estrépitos de soledad

y timbales de angustia;

limitado en zarzas de hastío

y en el que el viajero apenas cuenta

con carámbanos de hiel triste y amarga

y con ausencias en su zurrón, espeso de tiempos muertos.



Un camino que sólo tiene una seña:

la del anhelo en lo que fue,

sin miras para el qué será;

y que esconde, en melancolías, las esperas sin futuro.

Un camino urdido en asperezas,

con la meta puesta en una línea que no se afianza en el horizonte,

sino en el hueco del alma exánime del viajero que lo transita



Tal vez, en algún impensado requiebro,

se eleve sobre las cortezas de tan dolientes augurios

y alguna guirnalda de luz temple cordura

en el ramaje cerrado de su suerte,

regalando perspectivas.



¿Pudiera ser, acaso, factible

-contra todo pronóstico-,

retomar las fuentes y allanar senderos?



Has andado un camino con cicatrices de hambre...

pero va tocando ya cambiar las botas






Nota: inspirado en un bello texto de nuestro compañero y amigo José Antonio, que podéis visitar en su blog "Autorretrato en espejo convexo", titulado, el viajero

6 comentarios:

José Antonio dijo...

Vaya, Amelia, me alegra que un texto mío haya inspirado algo que no sea rechazo,je, je.
Como bien expones en el poema, la vida es un camino y ¿quién dijo eso de que se hace camino al andar, Machado, Serrat,..?
Efectivamente, durante ese transcurrir se han de cambiar muchas botas, pues eso nos dice que seguimos vivos, que andamos.
Un fuerte abrazo.

psique dijo...

Bueno, es evidene que reclazo no me producen tus textos cuando te sigo leyendo, porque lo de masoca, no me va ni un pelo, no creas.

Jejeje

Lo del camino que se hace al andar nos lo contaba Machado y Serrat lo cantaba. Claro que Serrat también contó alguna cosa interesante que, además, viene muy a cuento. En su "para vivir", decía algo así como "hacer tuyo el camino, que tuyas son las botas"... Pues eso, a veces va tocando cambiar las botas.

Gracias por la inspiración en su momento y ahora, por tu comentario

Un beso

AMELIA

Mery Larrinua dijo...

mmmm...muy buena inspiracion...!un orgullo para Jose Antonio...
un abrazo

Gustavo Pertierra dijo...

Un poema donde la profundidad y a veces la levedad por la que el ser transita son esencia primordial.
El final me pareció encantador:

"Has andado un camino con cicatrices de hambre...

pero va tocando ya cambiar las botas"

Un beso Amelia y Felicitaciones, nunca defrauda tu poesía

psique dijo...

Perdón por mi retraso en contestar. No me alagaré en disculpas, el tiempo no ha sido mi aliado, y poco más hay que contar.

Mery, muchas gracias por tu comentario. Efectivemente ha sido una buena inspiración la obra de José Antonio. A él hemos de agradecérselo

Un beso

psique dijo...

Muchísimas gracias por tu consideración, Gus. Y me agrada de forma especial que resaltes el final del poema por dos motivos primordiales. Primero, porque he pretendido dotarlo de la idea de esperanza y remarcar que esa misma esperanza está en nosotros, no en el camino. Y segundo, porque si el cierre de un poema convence, en realidad, el poema habrá convencido

Un besazo