lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Un limón, acaso?


Entre poros de la piel,

y escondiendo los miedos,

vas versando tu coraza.



La confeccionas en ralladuras,

amarga de predicados,

revestida de imposibles

y aireada en cuchillos de sal

y de ácidos silencios.

¿Un limón, acaso?



¡Oh!, si en el panal de tu cuero

se apretaran injurias en besos

y se recitaran dientes

en la cutícula que te amansa…



En la boca infame,

el acre de la sinrazón

devolvería el castigo

a quién lo profesa,

y lloraría lágrimas de hiel



Más si no fuera tal,

sino un tierno empeño

el que proclama tu nombre

entre mimos de azúcar y viento,

¿Sería refrescante la respuesta

en los labios cautivos de tu sangre

y sería, entonces, dulce el beso?

6 comentarios:

José Antonio dijo...

Un beso con mucho zumo de limón, menos mal que parece que al final hay posibilidades de una cierta dulzura.
Un abrazo, Psique.

psique dijo...

Queda abierta la posibilidad, por supuesto. Es una pregunta lanzada al viento, por si alguien quisiera preparar un granizado rico y sabroso, refrescante y dulce, para aliviar lo amargo en su corteza, pues la acidez se complace en el azúcar.

Un beso, José Antonio, y gracias por pasar y comentar

Gustavo Pertierra dijo...

Acido o dulce, has logrado un magnífico poema, con algunas metáforas que me dejan sorprendido por su originalidad , por ejemplo : "ralladuras amargas de predicados" es un gran hallazgo y tambien : "mimos de azucar y viento" aunque estos últimos un tanto erosivos, si se me permite el calificativo :D
Un gusto , amiga
Recibe mi afectuoso abrazo

psique dijo...

Muchísimas gracias, Gus, por tu comentario.

He pretendido, en este poema, no sé si con éxito, tres niveles de significado distintos, por eso precisaba detenerme en las metáforas. Si he logrado la sorpresa, me siento satisfecha. En cualquier caso, espero que no sólo hayan sorprendido, sino que haya sido posible establecer la empatía con el lector.

Un beso

PSIQIUE

Duna dijo...

Un placer encontrar tu "acido poema", y no lo digo por que vea acritud, sino por tus referencias al limón.
Me ha encantado la metáfora "mimos de azucar y viento".

Besos.

psique dijo...

NO hay acritud, efectivamente, jejeje.

Gracias a tí por sacarle el jugo a mi limón, con mimo de azúcar y viento

Un beso

PSIQUE