martes, 15 de diciembre de 2009

la razón del verso




¡Desnudad la risa!


¡Desvelad el llanto!


Y cuando el alma luzca al natural,

sin aderezo alguno,

preguntadle al alma,

pues en el eco de sus respuestas

está la razón de vuestro verso.



El eco os hablará del perfil de una canción,

de la que perfuma, con nácar, los labios

cuando sus notas no se atienen al dictado impío

de una batuta desconchada en rabias.



Os contará, también, del hilván que acerca agua y fuego;

del que arropa, en brasas, las noches de silencio

y desviste los gritos de un géiser de voz ronca,

devenidos, fuego y agua, en la docta mano de un maestro



Os predicará sobre esperas y esfuerzos

mientras sangran, los ojos, tilos y magnolias

En el instante doliente de un sollozo

apreciaréis, al fin, quién es vuestro don,

y quién vuestro castigo;

comprenderéis que vuestro es el tiempo,

y que sólo en vosotros tiene principio lo que nunca ha muerto:

vuestro verso.

4 comentarios:

José Antonio dijo...

Bueno, Psique, el verso siempre está ahí, lo que ocurre es que llevamos unas gafas que impiden que muchas veces lo veamos.En mi caso, aún llevando gafas lo poco que pillo casi siempre es con dolor y esfuerzo, pero vale la pena.
Un placer leerte.

psique dijo...

Es preciso el esfuerzo, es preciso el trabajo y es precisa la inspiración.

Es preciso leer mucho, observar mucho, aprender de quién sabe, agradecer al que sabe, y luego... bueno, luego, trabajar con la confianza de que algún día uno puede lograrlo. El problema es que hay que creer que uno puede, y volcarse en ello.

A millones de años luz estoy de lograr nada, pero al menos, lo intento.

Un beso y gracias por pasar y comentar

Gustavo Pertierra dijo...

Tu poema, no desprovisto de cierta influencia "segismundiana" , que ya casi todos los que lo conocemos hemos adquirido, para nuestra fortuna y para su desgracia, describe con certeza la procedencia del influjo que recorre de la cabeza a las manos al momento de escribir unos versos, al menos muchos de los que he leido me han provisto de imágenes que se emparentan con las sensaciones que uno siente al momento de la realización.
Comparto con uds. lo esforzado de la tarea, en mi caso calculo que hay "un 90% de transpiración y un 10 % de inspiración" como no se quien dijo, clara que el esfuerzo redondea el trabajo y inspiración le pone el alma ;).
Ha sido un placer reflexionar con uds, atravez de tu bien eleaborado poema.
Un cordial abrazo

psique dijo...

Lo poco que sé, y lo bueno que pueda dar mi verso, sin duda, se lo debo a lo mucho que ha intentado enseñarme Segis. Nunca en la vida le agradeceré bastante todo lo que me ha enseñado, todo lo que me ha ayudado. Su amistad es para mi, además, el bien más sagrado. La guardo en un joyero de oro, y la venero como una de las mejores joyas que tengo.

Gracias por valorar así mi poema. Sólo el hecho de que recuerde, aunque de lejos, la obra de Segis, ya es todo un halago. Seguiré esforzándome, sin duda -si las musas quieren seguir acompañándome, desde luego- por lograr alcanzar una mínima calidad que me acerque a esa poesía que considero magistral,

Un beso, y muchas gracias por tu visita y comentario.