lunes, 30 de noviembre de 2009

Noviembre, en sangre y oro





Noviembre, en pardo y rojo,

teñido en luz traicionera,

trae oro en la cabellera

y trae sangre en el arrojo.

Así se muestra a mis ojos,

mendigo de mi mirada,

sabiendo que es tan sesgada

la bonanza que pregona

que en sus colores entona

el calor que me persuada.



De otoño, ya están cubiertos

los páramos del estío,

de tempestad, el bravío

mar que llora desconciertos.

Juega el ocre en los desiertos

parajes del alma mía

y el azul, -¡cruel felonía!-,

se borró de mi horizonte

esperando, en gris, que afronte

la oscuridad de mis días.

6 comentarios:

José Antonio dijo...

Buen poema, amiga Psique. Me ha dejado con un halo de nostalgia, que haber ahora cómo me lo quito.
Siempre es un placer tu lectura.
Un abrazo.

psique dijo...

Procuraré que el siguiente sea muy alegre, para compensar, :D :D :D

Gracias por leerme y comentar.

Un beso

PSIQUE

Birmania Perez Ruiz dijo...

Encantada de leer tus melancólicas décimas, un abrazo, Birmania.

psique dijo...

Había que despedir a noviembre de alguna manera. Y siempre me deja un regusto nostálgico el otoño.

Un beso

PSIQUE

Argelia Pérez Ruiz dijo...

Muy linda esta décima, amiga Psique, un gran abrazo y felicitaciones.

psique dijo...

Gracias Arge, por pasar y leerme.

Me alegra que haya sido de tu agrado

Un beso

PSIQUE